Llegando de Estados Unidos, las promociones del Black Friday ya conquistaron a México. Desde el fin de las rebajas de verano, todos los aficionados del shopping están esperando al Black Friday o Buen Fin como lo llamamos en México. Todos esperamos la llegada de esos 4 días de promociones (del 24 al 27 de Noviembre) para comprar un máximo de cosas a un precio barato. Pero barato no es siempre sinónimo de bueno negocio. Aquí les vamos a dar unos consejos para evitar las trampas de las tiendas durante El Buen Fin y sacar el máximo de este evento.

Antes de darles nuestros consejos, un poco de historia sobre El Buen Fin

Historia del Buen Fin y del Black Friday

Como lo dijimos en introducción, El Buen Fin está inspirado en el Black Friday (Viernes Negro) de Estados Unidos, el cual se realiza el viernes siguiente del día de Acción de Gracias. El “Black Friday” o “Viernes Negro” es el día que inaugura la temporada de compras navideñas en Estados Unidos. Los comercios ofrecen descuentos considerables en sus productos en un intento de adelantar las ventas de Navidad.

Algunos dicen que el Black Friday el 19 de Noviembre de 1975, cuando The New York Time utilizo por primera vez el adjetivo “negro” haciendo alusión al desbarajuste del tránsito y el caos que se habían producido aquel año en el ciudad debido a los descuentos del día posterior a “Acción de Gracias”.

El Buen Fin proviene directamente de Iniciativa México, un proyecto empresarial conformado por varios medios de comunicación nacionales, destinado a promover la participación de la ciudadanía en la mejora de la sociedad. A diferencia del Black Friday, que sólo dura un día, El Buen Fin consiste en cuatro días completos de descuentos y tiene como objetivo la satisfacción de necesidades de consumo de la población, mientras que el evento estadounidense constituye la fecha para que la ciudadanía realice sus compras navideñas. Actualmente, El Buen Fin es organizado por la CONCANACO, el organismo que coordina a todas las cámaras de comercio a nivel nacional. La primera edición del Buen Fin ocurrió del 18 al 21 de Noviembre de 2011.

Nuestros 5 consejos para aprovechar El Buen Fin

Decidir lo que les interesan antes de comprar

Las ofertas siempre son tentadoras así que para no gastar más de lo necesario es buena idea hacer una lista de las cosas que quieren comprar. De esta manera irán directamente a lo que necesitan y no terminaran el Buen Fin con 10 camisas blancas y 5 pantalones o peor, terminar la semana endeudado.

Determinar su presupuesto para El Buen Fin

Les aconsejamos revisar cuánto dinero tienen para gastar en El Buen Fin. No quieren acabar el mes comiendo tortilla y arroz porque no les queda nada. Además, conociendo su presupuesto les permitirá escoger más fácilmente hacer una lista de lo que quieren comprar y conseguirlo.

Comparar los precios entre tiendas

Durante El Buen Fin podrán encontrar el mismo producto a precios muy diferentes, por ello es recomendable hacer una buena búsqueda para encontrar el mejor descuento.

Les recomendamos buscar antes del Buen Fin los precios de los artículos que les interesan en comparadores online como Google Shopping y Amazon o apps como ShopSavvy y Bakodo. Esas apps son una buena opción para hacer un seguimiento de la evolución de los precios. Si son “old school”, pueden también comparar los precios en las tiendas de los centros comerciales cerca de su casa. Cuidado porque antes del Buen Fin, muchos negocios tienen la mala costumbre de subir los precios para que los descuentos parezcan más grande.

Analizar las promociones de sus tarjetas

Algunos bancos ofrecen ofertas especiales, como puntos, descuentos o premios, si pagas con sus tarjetas de crédito, para aprovecharlas al máximo te sugerimos estar al pendiente de tu correo postal o electrónico en donde te notificarán de esto. También puedes checar las ofertas en los sitios web de tu tarjeta de crédito.

Revisar los gastos de envío y devolución

Es tentador ver su ropa favorita al 30%, 40 % o 50% de descuento, lo sabemos. Sin embargo, antes de lanzarse a comprar online revisan el apartado de gastos de envío y devolución (normalmente se encuentra en la parte inferior de la web). Algunos vendedores usan esta técnica para poner precios muy bajos y recuperar el beneficio en los gastos de envío. Muchas webs facilitan la recogida de tu pedido a tienda con coste 0, una buena opción a tener en cuenta.

Para las compras en tiendas físicas, les aconsejamos conservar siempre el ticket o la factura después de una compra porque, sin él, les será muy complicado devolver algo que ya han pagado. Antes de completar la compra infórmense sobre cómo se gestiona el tema de garantías así como la posibilidad de devolución. Aunque sea un período de rebajas, el establecimiento está obligado a ofrecer el mismo servicio de postventa: un recorte en el precio no implica un recorte en los derechos del consumidor.

 

Esperamos que esos consejos te permitirán sacar el máximo del Buen Fin y conseguir todo lo que querías. No duda en compartir tus consejos o anécdotas sobre El Buen Fin.