A principios de diciembre, unas semanas antes de Navidad, comienza el tiempo de Adviento. Hoy en día, mucha gente celebra el Adviento comprando el famoso calendario de Adviento, pero poca gente conoce el verdadero significado de esta fiesta mayor en el calendario litúrgico cristiano. A continuación, Dias Festivos México les cuenta el origen de esta festividad cristiana, sus tradiciones y el sentido de su conmemoración.

tiempo adviento

Origen del Adviento

La historia del Adviento es bastante incierta y no se sabe exactamente cuando la Iglesia desarrolló este tiempo litúrgico, pero se pueden encontrar rastros del Adviento ya en el siglo IV. Bajo el Imperio Bizantino, la preparación de la Navidad se hacía de manera estricta y austera en Italia, Galia y España. La gente ayunaba y se privaba. En Roma, el Adviento apareció más tarde, en la segunda mitad del siglo VI. También era un tiempo de preparación, pero era menos austero. Se convirtió en la alegre expectativa de la venida de Cristo, sin ayunar. Es la práctica romana que se impondrá a partir del siglo VIII.

Las dos partes del tiempo de Adviento

El tiempo de Adviento tiene dos partes. La primera parte incluye los tres primeros domingos: el primero nos invita a velar en espera del Señor, el segundo nos invita a escuchar la voz de Juan el Bautista que nos incita a “preparar el camino del Señor”, el tercero nos llama a la alegría porque “el Señor está cerca”.

La segunda parte consiste en la semana anterior a la Navidad, directamente ordenada a la preparación de la Navidad anunciando los eventos que preceden inmediatamente al nacimiento de Cristo. Las vestiduras litúrgicas (casulla, estola, velo de cáliz, colgante del púlpito) son de color púrpura, como para la Cuaresma, símbolo de conversión y preparación para el encuentro con Cristo. Pero para el tercer domingo de Adviento, el color es rosa para significar la alegre expectativa del cristiano.

Qué significa el Adviento?

El Adviento es un tiempo de preparación para la Navidad que se llama el “tiempo de Adviento”. Esta palabra viene del latín adventus que significa adviento. Originalmente, es un término griego parousia usado en la Iglesia en los primeros siglos, traducido al latín como adventus. Se usa en griego y latín para describir la venida de Cristo entre los hombres: el advenimiento de su nacimiento e incluso su glorioso advenimiento al final de los tiempos.

El Adviento es el período durante el cual los fieles se preparan interiormente para celebrar la Navidad, un acontecimiento inédito y decisivo para la humanidad, ya que Dios se hizo hombre entre los hombres: desde su nacimiento hasta su muerte en la Cruz, compartió la condición humana en todo, excepto en el pecado.

Cada uno está llamado a la vigilancia y a un cambio de vida. La palabra de los Profetas, que resuena en cada liturgia dominical de Adviento, reitera la necesidad de conversión y preparación del corazón, como también nos recuerdan las otras lecturas de la Misa.

El comienzo del Adviento también marca la entrada en un nuevo año litúrgico: comienza cada año con este tiempo de preparación para la Navidad, y termina un año más tarde en la misma época.

El Adviento, como todo el calendario litúrgico católico, ayuda a los fieles a revivir los grandes acontecimientos de la vida y la enseñanza de Cristo, especialmente desde su nacimiento (Navidad) hasta su Resurrección (Pascua). La Iglesia, por lo tanto, relee y revive “todos estos grandes eventos de la historia de la salvación en el ‘hoy’ de su liturgia”.

Mucho más que un tiempo de preparación para la fiesta de la natividad humana de Jesús, el Adviento se presenta así como una fiesta, prolongada por cuatro semanas, de la gloriosa venida de Cristo el Señor.

Como se celebra el Adviento ?

El tiempo de Adviento esta celebrado por los católicos a través del canto y la oración. El Adviento nos invita a velar y rezar para preparar nuestros corazones para el encuentro con el Niño Jesús que viene a darnos la Salvación y la Paz.

Los cuatro domingos de Adviento no se permite celebrar ninguna otra misa.

Cada día, a partir del cuarto domingo antes de Navidad, se invita a los fieles a leer un pasaje de la Biblia sobre la venida de Cristo (durante la cena, por ejemplo).

Las lecturas del domingo nos invitan a velar, a convertirnos, a cambiar nuestra vida, a acoger al Espíritu Santo, a… Nos ayudan a preparar nuestros corazones, a hacer espacio en nosotros mismos para acoger al Señor.

Los domingos de Adviento, como en la Cuaresma, no decimos gloria, pero decimos aleluya y encendemos una nueva vela. El simbolismo de las velas se utiliza durante los cuatro domingos de la época en preparación para la Navidad. Cada domingo de Adviento se enciende una nueva vela.

Oraciones para el Adviento

Oración por el primer domingo de Adviento

Encendemos, Señor, esta luz, como aquel que enciende su lámpara para salir, en la noche, al encuentro del amigo que ya viene. En esta primer semana de Adviento queremos levantarnos para esperarte preparados, para recibirte con alegría. Muchas sombras nos envuelven. Muchos halagos nos adormecen.

Queremos estar despiertos y vigilantes, porque tú traes la luz más clara, la paz más profunda y la alegría más verdadera. ¡Ven, Señor Jesús! ¡Ven, Señor Jesús!

Oración por el secundo domingo de Adviento

Los profetas mantenían encendida la esperanza de Israel. Nosotros, como un símbolo, encendemos estas dos velas. El viejo tronco está rebrotando se estremece porque Dios se ha sembrado en nuestra carne…

Que cada uno de nosotros, Señor, te abra su vida para que brotes, para que florezcas, para que nazcas y mantengas en nuestro corazón encendida la esperanza. ¡Ven pronto, Señor! ¡Ven, Salvador!

Oración por el tercero domingo de Adviento

En las tinieblas se encendió una luz, en el desierto clamó una voz. Se anuncia la buena noticia: ¡El Señor va a llegar! ¡Preparen sus caminos, porque ya se acerca! Adornen su alma como una novia se engalana el día de su boda. ¡Ya llega el mensajero! Juan Bautista no es la luz, sino el que nos anuncia la luz.

Cuando encendemos estas tres velas cada uno de nosotros quiere ser antorcha tuya para que brilles, llama para que calientes. ¡Ven, Señor, a salvarnos, envuélvenos en tu luz, caliéntanos en tu amor!

Oración por el cuarto domingo de Adviento

La Virgen y San José, con su fe, esperanza y caridad salen victoriosos en la prueba. No hay rechazo, ni frío, ni oscuridad ni incomodidad que les pueda separar del amor de Cristo que nace. Ellos son los benditos de Dios que le reciben. Dios no encuentra lugar mejor que aquel pesebre, porque allí estaba el amor inmaculado que lo recibe.

Nos unimos a La Virgen y San José con un sincero deseo de renunciar a todo lo que impide que Jesús nazca en nuestro corazón.

Las tradiciones de Adviento

La corona de Adviento

La corona de Adviento está hecha de ramas de pino, un árbol de hoja perenne, para simbolizar la vida. Está atado con una cinta roja y decorado con piñas. Las coronas son un símbolo antiguo con múltiples significados. Las coronas son un símbolo antiguo con múltiples significados. Las coronas redondas evocan el sol y anuncian el regreso de Cristo. La corona es un círculo que nos recuerda que la temporada de vacaciones regresa cada año. También simboliza que Jesús volverá, que el tiempo de Adviento no es sólo la espera antes de la Navidad, sino también la espera del regreso de Cristo.

La corona de Adviento se puede colocar en una mesa con cuatro velas o en la puerta principal de la casa en señal de bienvenida o en la ventana. Parece que las primeras coronas aparecieron en el norte de Alemania en el siglo XVI, para preparar a los cristianos para la fiesta de Navidad que vendría dentro de cuatro semanas. En Suecia está reservado para Santa Lucía el 13 de diciembre.

El calendario de Adviento

El calendario de Adviento es una tradición que también viene de Alemania. Originalmente, en el siglo XIX, a los niños se les daba fotos (en su mayoría religiosas) cada mañana durante 24 o 25 días para hacerlos esperar hasta la Navidad.

En el siglo XX, un editor comercializó un calendario real, que consistía en simples dibujos de color sobre un soporte de cartón. Unos años más tarde, el calendario fue adornado con pequeñas puertas y ventanas para ser abiertas. El calendario de Adviento ha nacido ! Pronto, las imágenes son reemplazadas por chocolates.

Hoy en día, los calendarios de Adviento se vuelven creativos ! incluso extravagantes! Asumen formas diferentes, muy alejadas del calendario tradicional. Chocolates, dulces, aceites esenciales y perfumes, maquillaje y joyas, botellas de alcohol y bolsitas de té de hierbas… Contienen sorpresas para todos los gustos y presupuestos.

Las velas de Adviento

Las velas que se encienden durante el Adviento son una marca simbólica de expectativa y esperanza. La tradición de encender cuatro velas, una en cada domingo de Adviento, está especialmente presente en Europa y los países nórdicos. Estas velas pueden presentarse en coronas hechas de ramas de coníferas y decoradas con acebo y piñas, o pueden colocarse en un carillón, cuya particularidad es hacer girar a los pequeños ángeles… También hay velas graduadas del 1 al 24, que se queman un poco cada día.

El pesebre de Navidad

El primer domingo de Adviento es la fecha ideal para empezar a montar la cuna en su casa. Podrás preparar el establo, ya instalar el burro y el buey, así como María y José.

Para poner al niño Jesús en el pesebre, tendrán que esperar hasta el 24 de diciembre.

Cómo preparar la Navidad ?

Los cristianos deben prepararse para la Navidad sin olvidar el aspecto espiritual. Desde un punto de vista práctico, hay muchas maneras de que un cristiano se prepare para la Navidad. La mayoría de los cristianos se conforman con montar el pesebre en casa y colgar la corona de Adviento en su puerta.

Cómo preparar espiritualmente la Navidad ?

El Adviento es un tiempo de despertar y es un tiempo en el que vivimos con la esperanza de un nuevo comienzo. Las misas dominicales nos invitan a una preparación espiritual preparándonos para acoger la llegada de Cristo a nuestras vidas. También es deseable prepararse para la Navidad de manera cristiana recibiendo el sacramento de la reconciliación.

Diferencias entre el Adviento y la Cuaresma ?

El Adviento y la Cuaresma son dos períodos preparatorios para una gran fiesta. A pesar de sus similitudes, el Adviento y la Cuaresma son bastante diferentes. La preparación para la Navidad no se hace de la misma manera que la preparación para el Misterio Pascual a través de la Cuaresma. La Cuaresma es un tiempo de preparación bautismal y un tiempo de arrepentimiento para aquellos que han fallado en su compromiso bautismal. Está marcado por el ayuno. El Adviento es un tiempo de esperanza y una invitación a estar alerta. No hay ayuno.

Que día es el primer domingo de Adviento ?

El Adviento comienza el cuarto domingo del mes antes de Navidad, y dura alrededor de un mes. Por lo tanto, llega en una fecha diferente cada año. El Adviento comienza el mas pronto el 27 de noviembre y el mas tarde el 3 de diciembre.

Para no faltar los preparativos para celebrar el Adviento te dejamos el calendario oficial por cada año :

Consulta nuestros otros artículos sobre los eventos del calendario litúrgico

  • vigilia pascual mexico
    Descubre el origen y las ceremonias de la vigilia de Pascua
0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments