Para hacer crecer nuestra relación con Dios, nosotros, los cristianos estamos invitados a tomarnos un tiempo para la oración diaria. Rezar por la mañana cuando nos despertamos nos hace disponibles para el Señor que quiere acompañarnos durante todo el día. Poniéndonos voluntariamente en la presencia de Jesús y expresándole nuestra gratitud, nuestro corazón está listo para recibir su paz y alegría a lo largo del día.

oraciones por la mañana

Cómo rezar por la mañana ?

El formato de la oración de la mañana es libre: puede ser espontánea, recitada, cantada… Si nos ayuda, podemos utilizar las oraciones existentes: la tradición católica está llena de hermosas oraciones matutinas escritas por santos y contemporáneos, y algunos textos y versos de la Biblia también pueden ayudarnos. Podemos meditar sobre la oración elegida, tomar un tiempo de silencio para llevarla a nuestros corazones, y expresar unas pocas palabras espontáneas a Dios.

Una oración matutina para cada necesidad

Entre las muchas oraciones matutinas existentes, es posible encontrar una para cada necesidad y cada sensibilidad espiritual.

Una breve oración para agradecer a Dios

Una oración para confiar el trabajo de nuestro día a Jesús, para pedir al Espíritu Santo …

Señor: En ésta mañana te pido que guíes

mis pasos, ilumines mi inteligencia, 

me defiendas del mal y me ayudes a

hacer tu santa voluntad.

Amén.

Una oración matutina para rezar en familia

Una oración con palabras y gestos simples para ayudar a jóvenes y viejos a rezar

Señor, gracias por dar vida
y bendición a esta familia,

por desear para nosotros lo mejor,

concédenos hoy

un excelente día,

te pedimos que nos cuides,

que seas nuestro protector

cuando salimos

a nuestro trabajo y estudios,

te rogamos que nos libres

de enfermedades, de engaños,

de malas compañías,

danos una actitud positiva

y que se multipliquen

nuestras buenas acciones.

Gracias por esta mañana

cuando nos despertamos

confiando en tu poder,

Dios, tú eres nuestro Padre celestial

que quiere nuestro bienestar,

ayúdanos a serte fiel,

a mostrar tu amor.

Te rogamos que suplas

nuestras necesidades,

que nos limpies de todo pecado,

que abras camino delante de nosotros,

cierra aquellos que no convengan,

que nos hagan daño

o no nos ayuden a avanzar.

Señor, en este día te pedimos buen ánimo

para vivir felices y complacidos contigo,

danos buena salud,

gracias por hacernos crecer en ti,

por permitirnos seguir aprendiendo.

Ayúdanos hoy a usar nuestras fortalezas

y que podamos pedirte siempre

que nos ayudes en toda debilidad.

Dios eterno, como familia

te entregamos este día

con todo lo que tendrá,

descansamos en tu paz

y en tu fidelidad.

Amén.

Una oración matutina a María

Una oración para consagrar nuestra alma a la virgen María

¡Oh Señora mía, oh Madre mía !,

yo me entrego completamente a Ti,

y en prueba de mi filial afecto,

te consagro en este día mis ojos, mis oídos,

mi lengua y mi corazón,

en una palabra, todo mi ser,

ya que soy todo tuyo,

¡oh Madre de bondad !,

guárdame y protégeme como hijo tuyo.

Amén

Una oración matutina para pedirle a Dios su protección

En el Nombre del Señor Jesús,

a quien confesamos como único Señor y Dios,

el Verbo de Dios hecho carne,

Hijo único que ha derramado su Sangre por nosotros,

te invocamos Jesús,

te pedimos que nos protejas a todos los aquí presentes,

que no permitas ninguna perturbación,

ninguna atadura, ningún ataque.

Amen.

Versículos bíblicos para rezar por la mañana

Gracias te doy, Padre, porque en Cristo tengo la fortaleza necesaria para afrontar las dificultades de la vida. (Filipenses 4:13)

Sé fuerte y valiente. No tengas miedo ni te desanimes porque el SEÑOR tu Dios estará contigo donde quiera que vayas (Josué 1:9)

Gracias, Señor, por la confianza que puedo tener de que, si permites algo en mi vida, esa situación obrará para mi bien porque yo te amo con todo mi corazón. (Romanos 8:28)

Cómo comenzar el día pensando en Dios.

El papa San Francisco sugiere que tengamos en mente imágenes y pensamientos bíblicos.

Para él, un acto tan simple como el de levantarse de la cama, representa la profunda realidad de la resurrección y el don de la vida más allá de la muerte a la que estamos llamados en última instancia.

Entrar en el hábito de ver cada día como una mini resurrección nos permite cultivar una actitud totalmente cristiana hacia nuestra existencia terrena. Por lo tanto, sugiere que cuando nos despertemos:

  • Podemos pensar en esa voz se escuchará en el último día: “Despiértate, tú que duermes, levántate de entre los muertos, y Cristo te iluminará” (cf. Efesios. 5,14)
  • O podemos decir con Job: “Yo sé que mi Redentor vive, y que en el último día resucitaré. Dios mío, haz que esto sea para la gloria eterna; esta esperanza descansa en mis entrañas”. (cf. Job 19, 25-26)

La actitud cristiana con la que saludamos cada mañana se basa en nuestra fe en la redención y nuestra vocación a la vida eterna.

Para cultivar esta conciencia, podríamos recordar el libro de Job, un hombre sabio que anhela dar sentido a la existencia humana en medio del sufrimiento inocente que experimentó en su propia vida, y quien logró hacerlo gracias a la intervención divina.

Como Job, podemos reafirmar la fe en el Dios vivo y confiarnos al llamado y cuidado de la Divina Providencia. Para ello, comenzar bien el día representa un momento para llenarnos de fuerza y fe que influirá mucho en la forma en la que enfrentaremos todas aquellas tribulaciones que podremos encontrar durante la jornada

Pero la historia de Job es sólo uno de los muchos posibles ejemplos de los cuales podemos nutrirnos. El papa Francisco nos invita a meditar sobre diversos santos u otras personas devotas que el Espíritu Santo nos pueda sugerir.

Quieres saber más sobre las fiestas cristianas y católicas ?

Consulta nuestros artículos sobre los eventos del calendario litúrgico

Consulta nuestros artículos sobre Semana Santa

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments