Cuando estamos debilitados, cuando estamos enfermos, sabemos que nuestra salvación y apoyo viene del cielo. Jesús vino a la tierra por nosotros y realizó muchas sanaciones, tanto de cuerpo como de alma. Aquí hay algunas oraciones que puedes rezar al Señor, por la intercesión de grandes santos, para pedir una curación para ti mismo o para la curación de alguien cercano a ti.

oraciones sanación

Cómo rezar para ayudar a sanar ?

Una oración de sanación debe hacerse con fe, esperanza y total entrega a la voluntad de Dios.

 “El sana a los quebrantados de corazón,y cura sus heridas. “(Salmo 147; 3)

Recemos con toda nuestra alma, una y otra vez. Si es posible, recemos juntos por el enfermo. Para acompañar y aliviar al enfermo, no olvidemos la posibilidad de pedir a un sacerdote que le dé el Sacramento de los Enfermos o la Unción de los Enfermos.

Cuáles son los santos que curan ?

El grupo de los catorce santos auxiliadores o protectores está compuesto por: San Acacio (dolores de cabeza), Santa Bárbara (contra la fiebre y la muerte súbita), San Blas (protector de la garganta y contra enfermedades respiratorias), Santa Catalina (muerte súbita), San Cristóbal Mártir (peste bubónica), San Ciriaco (contra la epilepsia y las tentaciones a la hora de la muerte), San Denís (dolores de cabeza y epilepsia), San Erasmo (enfermedades intestinales), San Eustaquio (situaciones difíciles y disputas familiares), San Jorge (enfermedades de animales domésticos), San Gil (peste y epilepsia), Santa Margarita (invocada durante el parto), San Pantaleón (invocado por los médicos y contra los dolores de cabeza y tisis) y San Vito (contra la epilepsia). Hay otros patrones de los epilépticos, como San Valentín de Retia -el de los enamorados es otro-, Santa Bibiana, San Antón, o San Fermín (invocado ante los espasmos).

5 hermosas y poderosas oraciones de sanación

Oración para la sanidad de un ser querido

Jesucristo, tú atravesaste pueblos y villas “curando todo mal”, por tu mandato los enfermos fueron curados. Te llamamos hoy, llénanos con todo tu amor curativo y cura a todos los que padecen virus y enfermedades para que puedan recuperar sus fuerzas y sanar mediante el esfuerzo de los médicos.

Te pedimos que sanes nuestros temores, que evitan que las naciones trabajen unidad y que los vecinos se ayuden mutuamente. Cúranos de nuestro orgullo, el cual nos hace asumir invulnerabilidad ante todas esas enfermedades que avanzan sin control.

Jesucristo, sanador de todo, guíanos en estos tiempos de incertidumbre y pena, y acoge a todos aquellos enfermos que desgraciadamente han muerto; que estén descansando a tu lado en tu paz eterna.

Acompaña a las familias de los enfermos o fallecidos en medio de sus preocupaciones y penas, líbrales de más enfermedad y desesperación, permíteles sentir tu paz.

Acompaña a los doctores, enfermeras, investigadores y todos los profesionales médicos que luchan en la búsqueda de sanar y ayudar a los afectados, corriendo riesgos en el proceso; permíteles sentir tu protección y paz.

Acompaña a los líderes de todas las naciones, ilumínalos para que actúen con amor, y vean el verdadero interés en el bienestar de la gente que deben de servir. Dales la sabiduría para poder encontrar soluciones de largo plazo que ayuden en la preparación o prevención de futuras enfermedades.

Permítenos conocer tu paz en esta tierra, ya estemos en nuestras casas o en el extranjero, rodeados de muchos o de unos pocos que no tienen salud, Jesucristo; acompáñanos mientras soportamos y lamentamos, mientras persistimos y nos preparamos. Cambia nuestra ansiedad por tu paz. 

Amén.

Oración por un enfermo muy delicado

Padre santo, bueno y fiel, hoy levanto mi clamor por esta persona que está enferma y a quien aprecio, en oración te ruego que la sanes, en el

Señor, mira cómo ___________ ha sido afectado, mira lo debilitado que se encuentra, míralo con tus ojos de compasión, sabes cuánto sufre, sánalo.

Dios amoroso, elevo esta oración con fe, pasa tu mano de poder sobre su cuerpo, ha sido un tiempo difícil y de mucha angustia para él y para todas las personas que han estado pendiente de su enfermedad.

Hoy ruego tu intervención divina, haz un milagro de sanidad, dale liberación completa a su organismo, que todo órgano dentro de él (ella) cumpla la función para el cual lo creaste, en el nombre de Jesús lo pido. 

Señor, qué complicado ha sido este tiempo, mira su dolor, su angustia pensando en un futuro, yo te pido que pongas fe en esta persona enferma, haz que ella vea cómo tú la amas y que se vea recuperada, sana, fuerte, en vitalidad. 

No hay nadie como tú, Señor, eres maravilloso, haces maravillas y milagros, hoy ruego por un milagro en favor de esta persona debilitada, haz que recupere la salud y pueda levantarse para agradecerte por la sanidad. 

Dios mío, gracias por el amor tan grande que le diste a esta persona enferma, entregaste a tu hijo Jesús, para que muriera en sacrificio por nuestra salvación, por nuestra sanidad. 

Te suplico que le hagas ver cuánto la amas, tanto que dejaste que se sacrificara un inocente Cristo por su salvación, hoy sálvalo y sánalo, que se levante para declarar que Jesús es el Señor de su vida y que proclame tu milagro de sanidad que harás. 

Señor, hoy mira con compasión a este enfermo, ha sido muy duro este tiempo, dale fuerzas cada mañana, tú eres su Dios y su médico divino. 

Te pido que pongas en esta persona enferma pensamientos tuyos, que recuerde tu Palabra, que cante y te alabe porque tuya es la alabanza y hay liberación cuando alabamos.

Señor, devuelve la vitalidad y las fuerzas para esta persona, dale sanación completa, llénala de tus nuevas misericordias cada mañana, despiértala sin dolor y con buen ánimo. 

Ruego tu intervención divina en favor de esta persona sufriente, limpia su corazón de toda amargura, de odios y rencillas, sana su ser interior y también su cuerpo, en el nombre de Jesús te lo imploro.

Amén.

Oración por un enfermo convaleciente en el hospital

Señor, imploro tu ayuda para este paciente conocido en el hospital que está adolorido y sufriendo.

Hoy te ruego que pongas tu mano de poder sanador sobre su cuerpo afectado por esta enfermedad que le aqueja y le mantiene postrado en esa cama.

Por el poder de tu fuerza suplico tu intervención en la vida de este enfermo, obra con sanidad abre caminos nuevos para él, refleja tu gran gloria en la sanación, regálale la vida y la oportunidad de honrarte a ti.

Señor, cuando lo vean los médicos, haz que puedan ver tu obra gloriosa por la liberación y sanación que harás en esta persona con cuerpo desfalleciente, que puedan ver tu milagro de sanidad y amor. 

Dios mío, te ruego que perdones sus pecados y le salves, que el creer en tu Hijo Jesús abra un camino nuevo para este enfermo, límpialo con tu sangre, derrama tu gloria sobre él y sánalo. 

Esta petición la dejo delante de tu trono, Padre poderoso, lleno de fuerza, el que sana y trae vida abundante a las personas que sufren, en el nombre de Jesús.

Amén. 

Oración por un hijo enfermo

Amado Señor, tú conoces el corazón de tus hijos, y no te quedas indiferente ante el pobre que te suplica.

Tú sabes lo que nos aflige el bienestar de nuestros niños, tú comprendes la preocupación de los papás ante la enfermedad de alguno de sus hijos.

Señor Jesús, vengo hoy, como el funcionario real del Evangelio, a pedirte que desciendas y sanes a nuestro niño(a) de todas sus heridas emocionales, mentales y físicas que le afectan su salud.

(Nombre aquí al niño(a) enfermo por quien se está orando)

Aún desde la preocupación que nos causa su enfermedad, desde el dolor y el desconcierto, si esta enfermedad está dentro de lo que tu permites, aceptamos este momento como ocasión de purificación, de abandono en tus manos, de ofrecimiento generoso de nuestras vidas.

Aceptamos este momento como una ocasión para unirnos desde el sufrimiento a los dolores de Cristo por la salvación del mundo

(Tómese unos minutos y, en calma, que su corazón se una a lo que acaba de decir con sus labios: “con este sufrimiento, me uno, Señor, a tu pasión…)

Ahora, Señor Jesús, a ti que quieres que tengamos vida en abundancia, te pido que por el poder del misterio de tu infancia y tu vida oculta en el hogar de Nazaret, sanes al niño(a) a quien tú conoces y amas.

Cuida de su cuerpito y de su alma. Pasa tu mano sanadora sobre él para que sienta tu alivio, tus cuidados y se restablezca prontamente, según tu voluntad. Sana sus heridas emocionales y físicas.

Tú, que recibiste los amorosos cuidados de María y José, consuela y reanima a su papá y a su mamá, no dejes que caigan en la desesperación, en la duda, en la depresión, sino que desde su dolor y preocupación recurran a ti como fuente de verdadera, plena, y duradera sanación del cuerpo y del alma.

Te presentamos el lugar donde se encuentra el niño, reviste ese sitio con tu fuerza y gracia. Aleja de allí todo lo que, material o espiritualmente, puedan ser un obstáculo para la pronta recuperación.

Te presentamos los profesionales médicos que atienden al niño, revístelos con tu sabiduría, ilumínalos para que logren dar con acierto en el diagnóstico y encuentren la medicación y tratamiento indicado. Tómalos como instrumentos de tu sanación.

María, madre de Jesús y madre nuestra, que con esmero y constancia, cuidabas de tu niño, mira el corazón de la madre e infúndele confianza, para que también ella, como tú, pueda ver crecer a su hijo en estatura, sabiduría y gracia, delante de Dios y de los hombres.

Querido San José, tú que fuiste el protector de la Sagrada Familia, y la defendiste de todos los peligros y hasta de la muerte segura en la persecución de Herodes, te presento al papá de esta criatura, intercede ante tu amado Hijo Jesús, para que logre mantenerse fuerte aún en el dolor y la preocupación.

Que logre conseguir los medios necesarios para la buena atención de su hijo(a). ayúdalo a no decaer y a mantenerse lúcido a la voluntad de Dios.

Señor, tu dijiste que creyéramos que ya hemos obtenido lo que te pedimos con fe en oración, ahora levanto mi voz y mis brazos y te doy gracias por la salud que recibirá este niño por el poder de tu amor que escucha esta oración confiada. Reconocemos que ya estás actuando y sanando. Te doy gracias Jesús por tu amor sanador.

Como el funcionario del Evangelio, nosotros también reconoceremos que es en este mismo momento que estas restableciendo salud y bienestar.

Te alabo en fe. Te reconozco Señor y Salvador de nuestras vidas, sin Ti estamos perdidos.

Te amamos Señor y reconocemos tu grandeza. A Ti la gloria por los siglos de los siglos.

Amén.

Reza un Padrenuestro, Ave María, Gloria.

Oración corta para curar a familiares enfermos

Mi Señor y Dios todopoderoso,

te ruego que coloques tus manos sanadoras sobre mi familiar tan querido,

tú sabes cuán querido es por nosotros.

Padre celestial, cúbrelo con tu manto y cólmalo con toda tu bondad.

Señor mío, ruego a ti por el bienestar de mi familiar,

que logre salir libre de esta batalla.

Padre nuestro, escucha nuestros ruegos,

alabo tu nombre, Dios,

confío en tu nobleza,

y en tu enorme misericordia con nosotros.

Mi Señor,

tú que te compadeces de tus hijos, Dios.

Tú que nunca serías capaz de desampararnos,

cubre a mi familiar con tu manto protector.

Querido Dios todopoderoso,

recurro a ti para que alejes toda enfermedad,

tú que todo lo puedes, Padre mío.

Libera su cuerpo, calma sus dolencias,

y dale una pronta sanación.

Mi Dios,

en ti ponemos toda nuestra fe,

nosotros que conocemos lo infinito de tu amor y de tu grandeza,

te imploramos a ti, mi Señor, que lo bendigas.

Padre nuestro,

suplicamos por tu ayuda,

ofrécenos socorro, bendito Dios,

tú que nos entregas paz y nos auxilias.

Dios, tú que eres Rey de reyes.

Señor, que riges y controlas los cielos a tu gusto,

sana toda dolencia,

quita toda enfermedad y dale aliento, Dios.

En tus manos colocamos su salud,

su bienestar,

te rogamos que pares su sufrimiento,

que dejes caer tu manto protector y sanador sobre su vida.

En el nombre de Jesús.

Amén.

Oración a Dios para pedir la sanación de un bebe

¡Oh Padre Santo, Señor de gran poder!

Tú me conoces y conoces también mi corazón y sabes que siempre he querido ser fiel cumplidor de tus preceptos.

Sé que he fallado en muchas oportunidades por torpeza o ignorancia de mi parte, pero he sabido enmendar y volver a tu camino.

También conoces mis pesares, así como tú sabías lo que sentía tu hijo Jesús cuando estaba en la cruz, en la cual nos redimió de nuestros pecados para ser sanos y salvos.

Acudo ante ti en estos momentos de mucha angustia y desesperación por los que estoy atravesando, esperanzada que me concederás una vez más tus bendiciones.

¡Oh Santo Padre Celestial! Bien amado por mi. Conocías de mi deseo de tener un bebé, el cual con tanto fervor te lo pedí y tú, con tu infinita misericordia, me lo concediste.

¡Estoy eternamente agradecida por ello!

Pero ahora, necesito de ti pues mi bebecito nació enfermo y te suplico con mucho fervor cubras con tu manto sanador y protector a mi pequeño hijo que se encuentra afectado en sus vías respiratorias (Mencione la enfermedad) y está sufriendo mucho por ello.

Ten misericordia de él y, por la preciosísima Sangre de tu Hijo Jesús, sánalo completamente para que pueda crecer y vivir para tu Gloria, Señor.

Te ruego, Padre Amado, que con tus Santas Manos lo toques y alejes de él todo ese mal que lo aqueja y él espera de ti tu bendición.

¡Dios sana a mi pequeño bebé [nombre del bebé] te lo pido encarecidamente Señor!

En el nombre de Jesús,
Amén

Quieres saber más sobre las fiestas cristianas y católicas ?

Consulta nuestros artículos sobre los eventos del calendario litúrgico

  • bautismo jesus senor
    Bautismo del Señor

Consulta nuestros artículos sobre Semana Santa

  • vigilia pascual mexico
    Descubre el origen y las ceremonias de la vigilia de Pascua
0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments