Benito Juárez, de su nombre completo Benito Pablo Juárez García, (nacido el 21 de marzo de 1806, San Pablo Guelatao, Oaxaca, México, fallecido el 18 de julio de 1872, Ciudad de México), es un héroe nacional y fue presidente de México (1861-1872) durante tres años. Benito Juárez luchó contra la ocupación extranjera bajo el emperador Maximiliano y buscó reformas constitucionales para crear una república federal democrática.

Los primeros años de Benito Juárez

Benito Juárez nació el 21 de marzo de 1806 en la tribu indígena zapoteca en San Pablo Guelatao, Oaxaca, México. Sus padres, Brígida García y Marcelino Juárez, murieron cuando Benito tenía 3 años y fue criado por parientes. Antes de comenzar la escuela, trabajó en el campo y no hablaba español. Cuando tenía 12 años, dejó al tío que lo estaba cuidando y se unió a su hermana en la ciudad de Oaxaca, donde comenzó su educación formal. Ingresó en el Instituto de Artes y Ciencias de Oaxaca en 1827 y recibió su título de abogado en 1831. Rápidamente comenzó a ayudar a los agricultores pobres de Oaxaca en sus batallas con los propietarios de las tierras.

Impecablemente honesto, nunca utilizó un cargo público para obtener beneficios personales, y su modesta forma de vida reflejaba sus gustos simples, incluso después de su matrimonio en 1843 con Margarita Maza, una mujer oaxaqueña 17 años menor que él. La política pronto se convirtió en el trabajo de su vida: fue miembro de las legislaturas estatales y nacionales, se convirtió en juez en 1841 y se desempeñó como gobernador de su estado, un cargo que lo llevó a destacarse a nivel nacional.

Las ideas políticas de Benito Juárez

Durante sus primeros años en la política, Juárez comenzó a formular soluciones liberales para los muchos problemas de su país.

En este momento, México estaba saliendo de treinta años de violencia doméstica. El tesoro estuvo a punto de declararse en quiebra cuando surgieron dos facciones políticas: los conservadores, que representaban a los grandes terratenientes, la Iglesia Católica y el ejército, y querían proteger el status quo. Los liberales representaban a pequeños comerciantes y rancheros y agricultores rurales y deseaban instituir una reforma democrática.

Benito Juárez sostenía que el camino hacia la salud económica consistía en sustituir el capitalismo por el asfixiante monopolio económico de la Iglesia Católica Romana y la aristocracia terrateniente. También creía que la estabilidad política solo podía lograrse mediante la adopción de una forma constitucional de gobierno basada en un sistema federal.

El exilio en los Estados Unidos

En 1846, el Partido Liberal tomó el poder y Benito Juárez se unió al impulso de las causas liberales. Durante la guerra con los Estados Unidos (1847-1848) fue nombrado gobernador interino de Oaxaca y luego fue elegido gobernador, lo que elevó su nombre y reputación a la política nacional. Promovió una resistencia guerrillera hacia los Estados Unidos y se opuso al Tratado de Guadalupe Hidalgo. En 1853, el dictador general Antonio López de Santa Ana llegó al poder y condenó cualquier reforma a corto plazo en México. Muchos liberales prominentes fueron exiliados, incluido Juárez. Desde diciembre de 1853 hasta junio de 1855 vivió en Nueva Orleans en semipobreza, ocupándose de intercambiar ideas con otros mexicanos y haciendo planes para regresar a casa.

La oportunidad de poner sus ideas en acción finalmente llegó en 1855, cuando los liberales tomaron el control del gobierno nacional, y Juárez dejó los Estados Unidos para unirse a la nueva administración de Juan Álvarez como ministro de Justicia e Instrucción Pública.

El ascenso político de Benito Juárez

Los liberales llevaron a cabo tres reformas importantes, todas respaldadas por Juárez. Como ministro de justicia, era responsable de la ley que llevaba su nombre que abolía los tribunales especiales para el clero y el ejército, ya que consideraba que la igualdad jurídica ayudaría a promover la igualdad social. En junio de 1856, el gobierno publicó la Ley Lerdo (“Ley de Lerdo”, llamada así por el ministro de finanzas). Aunque forzó a la iglesia a vender su propiedad, no contenía ninguna amenaza de confiscación. Al desmantelar grandes propiedades, el gobierno esperaba que muchos mexicanos pudieran adquirir propiedades y así crear la clase media que creía que era esencial para un México fuerte y estable. El clímax de la reforma fue la constitución liberal promulgada en febrero de 1857.

En el mismo año, Ignacio Comonfort fue elegido presidente, y el nuevo Congreso eligió a Juárez para presidir la Corte Suprema y, por lo tanto, de acuerdo con la Constitución, también para servir como el vicepresidente efectivo de México. La posición de la corte fue crítica para determinar su futura carrera, ya que cuando los conservadores se sublevaron y derrocaron a Comonfort en enero de 1858, Juárez tenía un reclamo legal a la presidencia. Sin tropas para controlar el área alrededor de la ciudad de México, sin embargo, se retiró a la ciudad portuaria de Veracruz.

En Veracruz, Juárez enfrentó serias dificultades, ya que tuvo que crear un gobierno y mantenerlo unido mediante disputas, traiciones y derrotas; para hacer cumplir e implementar la constitución; y para mantener ejércitos en el campo y derrotar a las fuerzas conservadoras. Sin embargo, era un hombre extraordinariamente tenaz y autosuficiente, capaz de concentrar su energía e interés, y demostró ser el amo de su gobierno.

Su lucha contra el poder de la Iglesia

Debido a que el clero apoyaba a los conservadores contra el gobierno legal, Juárez promulgó varias leyes para frenar el poder eclesiástico. Él nacionalizó todas las propiedades de la iglesia, eximiendo solo aquellos edificios realmente usados ​​para adoración e instrucción. Para debilitar todavía más la influencia clerical, también nacionalizó los cementerios y puso registros de nacimiento y matrimonios bajo la autoridad civil. Finalmente, el gobierno separó la iglesia y el estado y garantizó la libertad religiosa a todos los ciudadanos.

La presidencia de Benito Juárez

En 1857, la presidencia de Juan Álvarez terminó con su retiro y México entró en un período de confusión interna, conocida como la Guerra de los Tres Años o la Guerra de Reforma, una lucha por el poder entre las facciones políticas. Cuando terminó, Benito Juárez emergió como presidente de México en 1858.

En los años siguientes, Benito Juárez luchó para ayudar a México a encontrar su equilibrio financiero. Sin embargo, las graves dificultades económicas por las que pasaba el país obligaron a Juárez a suspender el pago de la deuda externa. La medida motivó la intervención armada del Reino Unido, España y Francia en 1861 y sumió de nuevo al país en una tensa situación de guerra. Las promesas de Juárez determinaron la retirada de las dos primeras potencias, pero Francia, en connivencia con los conservadores, invadió México en 1863, y en 1864, tras ocupar la capital, acabó por imponer al archiduque Maximiliano de Austria como emperador de México.

Ante la instauración del Imperio de Maximiliano I, Benito Juárez se retiró a Paso del Norte y desde allí organizó la resistencia. Hombre de leyes por encima de todo, prorrogó no sin profunda vergüenza y violencia interna sus poderes presidenciales hasta que terminase la guerra, y emprendió enseguida la ofensiva republicana, que triunfaría tras el sitio de Querétaro en 1867 y se saldaría con el fusilamiento de Maximiliano el 19 de junio en el Cerro de Campanas.

Años posteriores y muerte

Con el país empobrecido y desunido, fue reelegido por séptima vez en agosto de 1867.Benito Juárez gobernó el país durante los próximos cuatro años, hasta su muerte. Logró mucho durante este tiempo, reconstruyendo la infraestructura de la nación, recortando el poder y la financiación de los militares, expropiando gran parte de las grandes propiedades de la Iglesia a los pobres y promoviendo la libertad de expresión, la prensa y la asamblea. Sin embargo, Juárez no operaba su gobierno como una democracia. El secretismo, la supresión de la oposición política y la corrupción también empañaron su presidencia. A pesar de las acusaciones de fraude y la controversia generalizada, fue reelegido en 1871. Al año siguiente, el 18 de julio de 1872, murió en el cargo por un ataque cardíaco y fue enterrado en el Panteón de San Fernando en la Ciudad de México.

El legado de Benito Juárez

El ascenso político de Benito Juárez fue una lucha continua para transformar sus ideas liberales en una realidad política permanente y para superar las actitudes sociales prevalecientes hacia su origen indio. Los prejuicios del siglo XIX sirven para enfatizar y mejorar las extraordinarias cualidades y logros de Juárez. Sus reformas internas prepararon el escenario para la notable modernización de México en el último cuarto del siglo XIX y libraron a México de los restos más flagrantes del neocolonialismo. Su liderazgo contra los franceses le valió a Juárez su lugar como héroe nacional.

En homenaje a Benito Juárez, innumerables calles, avenidas y una delegación política heredaron su apelativo. Hasta su cara llegó en los billetes de 20 pesos. Varias estatuas fueron edificadas en México. Una de la más popular se ubica en el Palacio Nacional, dentro de lo que se le conoce como el patio Mariano. Porfirio Díaz mandó fundir esta estatua con el metal de los cañones que utilizó el general Miguel Miramón en las batallas de Silao y Calpulalpan.

Preguntas frecuentes sobre Benito Juárez

¿Cuál es el lema de Benito Juárez?

“El respeto al derecho ajeno es la paz” 

Este lema significa que debemos respetar el derecho de los demás para que pueda existir la paz. Sin ello surge la anarquía y los conflictos, esta frase tiene mucho significado, ya que Juárez formó parte de la lucha emancipadora de México, y conocía a profundidad los problemas de la población. Con la paz, existía la convivencia armoniosa.

¿Qué se celebra el 21 de marzo?

El 21 de marzo se celebra el natalicio de Benito Juarez :el personaje más importante y conocido de la historia mexicana. 

¿Cuánto medía Benito Juárez?

Benito Juárez media 1.37 m. Era de origen indigena zapoteca. Hace parte de los 5 personajes con baja estatura que que cambiaron el rumbo del mundo. Está delante de Napoleón que medía 1.64 m.

¿Porque Benito Juárez se le llama Benemérito de las Américas?

Se le conoce a Benito Juárez como el “Benemérito de las Américas” debido al reconocimiento que recibió de América Latina por sus triunfos en la intervención francesa y la Guerra de Reforma.

En varios países le reconocieron sus logros :

  • El Congreso de Columbia de 1865 le tributa, en nombre del pueblo de Colombia, este homenaje por su constancia en defender la libertad e independencia de México”.
  • El Congreso de República Dominicana, el 11 de mayo de 1867, fue el que homenajeó a Juárez y quien llamó por primera vez al oaxaqueño como Benemérito de las Américas:
  • Perú el 16 de julio de 1867 le otorgó la medalla de honor