En nuestras vidas como creyentes, la oración juega una función esencial. A través de la oración creamos un diálogo con Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Le confiamos nuestros sufrimientos, nuestros deseos, nuestras preguntas, nuestras debilidades… Para reforzar nuestra relación con Dios y sus apóstoles, es importante saber utilizar la oración y saber a quién dirigirla según la naturaleza de nuestra necesidad.

oraciones cristianas católicas

A continuación para ayudarles a mejorar su comunicación con Dios y sus Santos, Dias Festivos México les presenta las diferentes oraciones católicas y cristianas que existen y el propósito que sirve cada una.

Por que es bueno orar ?

Para algunas personas, la oración parece algo inútil y una pérdida de tiempo. Se preguntan: Por qué rezar ? Ya que Dios lo sabe todo y conoce nuestras necesidades, qué más podemos decirle? Por qué rezar?

Por supuesto, no se trata de rezar porque sirve a un propósito. La oración es ante todo un proceso libre. Es una búsqueda de una relación con Dios. Sin embargo, la oración puede aportarnos mucho más : nos da paz interior, relajación y fuerza para vivir, nos pone en una actitud de confianza. Sacamos consuelo y esperanza de ello.

También nos permite distanciarnos de nuestros problemas y verlos con una perspectiva diferente. Nos ayuda a reenfocarnos en lo esencial, a no empantanarnos en lo que hacemos y a ver más claramente dentro de nosotros mismos. El recuerdo es necesario para la calidad de la vida humana. La oración conduce a una mirada lúcida y profunda del significado de nuestra vida.

Como orar ?

La oración no es una actividad aleatoria. Es sobre todo una actitud interior. Todo comienza con el silencio. En el silencio nos damos cuenta de que dependemos de un ser supremo que es el principio de la vida sin el cual nuestra existencia no tiene sentido. San Agustín se dirigió a Dios diciendo: “Nos hiciste para ti, Señor, y nuestro corazón está agitado hasta que descanse en ti”. Este ser no es físico, ni visible. Es espiritual y requiere una cierta elevación para entrar en relación con él.

La oración es, por lo tanto, la elevación del alma. Es una disposición interior que consiste en desprenderse de lo que nos rodea para entrar en relación con este ser invisible. En el Evangelio, el texto sagrado de los cristianos, vemos que Jesús, para orar, se retiró a un lugar desierto. Así se despojó de todo para ser sólo para Dios, a quien consideraba su Padre.

Para que esta actitud interior sea posible, debemos adoptar una cierta disposición exterior. No se puede rezar con ruido. El tiempo de oración es un momento importante de encuentro con Dios y el lugar y el entorno pueden favorecerlo. Esto no significa que sea absolutamente necesario ir a los templos o iglesias para rezar, pero uno puede crear un clima de oración dondequiera que esté.

Así, uno puede orar en su habitación, en su coche, en su oficina… En el Evangelio, Jesús da este consejo: “Cuando ores, ve a tu habitación, cierra la puerta y reza a tu Padre que está allí en secreto; y tu Padre, que ve en secreto, te lo devolverá” (Evangelio según San Mateo 6:6).

Para ello, podemos pararnos frente a una cruz, una hermosa foto, un icono, o incluso en la tranquilidad de la naturaleza, frente a un hermoso paisaje… Usar estos objetos para rezar no es idolatría, al contrario, nos ayuda a mantenernos concentrados y evitar el divagar o la dispersión.

En cuanto a la posición, se adopta la más adecuada para permanecer en la presencia de Dios sin distraerse demasiado. Así, uno puede permanecer sentado, de rodillas, de pie… Y mantener algo cerca de uno mismo para leer, para elevarse y alimentar su oración: un texto de un santo, la Biblia, un evangelio… Así, cuando uno se distrae, puede leer un pasaje y meditar en él por unos momentos.

Qué actitud tener para orar ?

Uno puede hablar muy naturalmente, espontáneamente con Dios, confiándole sus preocupaciones, expectativas y esperanzas, porque Dios es de una bondad incomparable. Aquí te compartimos 3 actitudes que te ayudarán a conversar mejor con Dios:

Estar en la confianza y la esperanza

Al volvernos a Dios, creamos que es bueno y todopoderoso. Nos ama. Nuestras vidas dependen de él. Por lo tanto, hablamos con él como un niño habla con su padre en confianza. Rezando así, nos abrimos a recibir sus dones y su bondad.

Esto es lo que Jesús expresa cuando dice: “Si, pues, vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre celestial dará cosas buenas a los que se las pidan!” (Evangelio según San Mateo 7:11)

Permanecer humilde

Una “buena” oración es humilde. Nuestro estado de pecado no nos permite estar con dignidad ante Dios para reclamarle nada. No nos merecemos nada. Cuando oramos, reconozcamos que somos pecadores y supliquemos la misericordia de Dios.

No tenemos nada que imponer a Dios. Tampoco debemos decir que hemos pecado demasiado y que ya no puede recibirnos. Porque una de las enseñanzas de Jesucristo es que Dios Padre es infinitamente rico en perdón. No quiere castigarnos, sino curarnos. Tomemos sin vacilar las palabras de la oración que Jesús nos enseñó: “Perdona nuestros pecados, porque nosotros mismos perdonamos a los que nos deben…” ((Evangelio según San Mateo 11:4)

Ser paciente y perseverante

Una “buena” oración también es perseverante y paciente. Dios es soberano. No podemos forzar su mano. Cuando le dirigimos una petición, debemos por tanto perseverar en la paciencia, la fidelidad y la constancia. Y esta fidelidad profundiza nuestra interioridad y nos ayuda a abrirnos, poco a poco, a la presencia invisible de Dios.

Los diferentes tipos de oraciones religiosas

Podemos identificar 8 tipos diferentes de oraciones. Estas formas de oración están basadas en la revelación divina y la experiencia de los que habitan los relatos de la Biblia.

Las oraciones católicas básicas

Las oraciones de acción de gracias

Las oraciones de alabanza

Las oraciones diarias

Las oraciones a los Santos

Las oraciones de intercesión

Las oraciones de petición

Quieres saber más sobre las fiestas cristianas y católicas ?

Consulta nuestros artículos sobre los eventos del calendario litúrgico

  • bautismo jesus senor
    Bautismo del Señor

Consulta nuestros artículos sobre Semana Santa

  • vigilia pascual mexico
    Descubre el origen y las ceremonias de la vigilia de Pascua